Nosotros


Hace ya algunos años (fue en el año 2.000) cuando, una pareja de amigos, guiados exclusivamente por su intuición -ya que no conocían Los Caños de nada-, vinieron a descansar unos días… Desde el primer momento, tuvieron la sensación de encontrarse en el lugar mágico.

Desde ese momento, pusieron todo nuestro empeño e ilusión en buscar el lugar más privilegiado para construir unas casitas – convertidas ahora en un precioso complejo de color blanco y arquitectura respetuosa de la zona, con detalles artesanales – como medio para conseguir 2 cosas: su sueño de vivir felices en el lugar que habían elegido y poder ofrecerlas a aquellos que también quisieran venir a encontrar el entorno adecuado donde conectarse con sus sueños. Afortunadamente yo fui uno de ellos…

Detalle AtrapasueñosEn cuanto al nombre de Casa del Atrapasueños, la idea surgió por lo que significa este símbolo: es un objeto proveniente de la cultura nativo-americana que, básicamente, consiste en un círculo adornado con bonitas plumas y relleno de una red cuyo fin es atrapar los malos sueños y dejar que sólo atraviesen la misma los buenos. Las madres lo colgaban encima de donde dormían sus bebés para ahuyentar sus pesadillas y que tuvieran felices sueños. Además de este fin, también se cree que podía ser utilizado como una puerta espiritual hacia el mundo de los sueños y los deseos personales.

Así pues, esperamos que encontréis aquí el lugar idóneo para recordar vuestros sueños más felices y empezar a plantearos que se pueden hacer realidad.

Borja Arambarri («Casa Atrapasueños»).